LO FEMENINO Y SU RELACION CON LOS ARQUETIPOS

Dejar huellas en los infinitos caminos de las búsquedas
Sentir que todo tiene sentido o que nada tiene sentido
Buscar, buscar y buscar con fe inquebrantable de encontrar

LO FEMENINO
Y EL ANIMUS
La implicación de dicha dependencia respecto al Mundo de los hombres es verdaderamente muy grave. A causa de siglos y siglos de represión, el aspecto negativo del Ánimus se hizo casi tiránico.
El poder del patriarcado contra el que las mujeres luchan hoy día, en parte podía mantenerse únicamente gracias a dichas proyecciones negativas. Es más, el tipo de feminidad que estas mujeres representaban era muy primitiva y conservadora.
Este es el Arquetipo Femenino en su forma más arcaica, en la que el instinto se resiste a cualquier precio a su transformación espiritual.
Una mujer necesita la colaboración de su ánimus en sus diversos aspectos para que le ayude a transformar su feminidad instintiva en metas más creativas y espirituales. En este proceso, el ánimus se desarrolla y sirve al ego en lugar de controlarlo.   
Desde  el punto de vista psicológico, un matrimonio simbiótico puede durar solo hasta un punto. Cuando los hijos crecen y dejan el hogar, y cuando marido y mujer llegan a la mitad de su vida, ya no puede funcionar la estructura simple de las proyecciones anima-ánimus, este quiere ser interiorizado en lugar de ser proyectado afuera. Así, cuando una mujer es liberada de sus obligaciones maternas, tiene la oportunidad de volverse consciente de sí misma en un sentido espiritual más profundo. Sin embargo, muchas mujeres en el pasado no aceptaron permanecer inconscientes y lucharon por su individuación. 
Las recompensas del viaje externo pueden ser seductoras, pero en algún punto del mismo la heroína despierta y dice no a las heroicidades del ego: ha tenido que pagar por ellas un precio demasiado elevado.
La heroína puede decir no a los patrones de la supermujer en el trabajo o en la casa, cuando se siente bien consigo misma como mujer y reconocer sus limitaciones humanas; esto puede implicar, incluso, dejar un trabajo y renunciar al poder y al prestigio para volver a sentir de nuevo. O puede que decida que no está obligada a tener las casa más limpia del vecindario, y que su marido y sus hijos deben empezar a compartir las faenas domesticas que les corresponden.
Encontrar la dicha interior del éxito exige sacrificar las falsas nociones de lo heroico. Cuando una mujer puede encontrar la valentía de saberse limitada y de darse cuenta de que es suficiente ser tal como es, descubre uno de los verdaderos tesoros del viaje de la heroína’ puede desligarse de los caprichos del ego y alcanzar las fuerzas más profundas que se hallan en el origen de su vida. Puede decir “no soy todo…pero soy suficiente”. Entonces se vuelve real, abierta, vulnerable y receptiva a un verdadero despertar espiritual.
Un ánimus no vivenciado puede llevar a la neurosis  y comportar graves síntomas psicosomáticos.
El desarrollo del aspecto personal del ánimus de una mujer depende de muchos factores: su padre y las figuras paternas, sus imágenes culturales de la masculinidad (que pueden cambiar con el tiempo) y su constitución psicológica. Su ego tiene que relacionarse con el ánimus de manera consciente para que tenga algún valor para ella. Por otra parte, el ego de la mujer depende de su relación temprana con su madre y de su conexión con el arquetipo de la Madre, junto con otros factores.
Una joven normalmente vivencia diferentes aspectos del ánimus a través de las proyecciones en los hombres, objetos e ideas que representan la masculinidad en su cultura. Figuras desconocidas de hombres en los sueños suelen representar personificaciones del ánimus en los niveles personal y transpersonal. Estas figuras pueden presentarse como jueces negativos y críticos que desvalorizan a la soñadora, ya que, cuando es inconsciente, el ánimus puede volverse negativo e incluso diabólico.
Así pues, o bien ella proyecta la masculinidad primitiva en los hombres y símbolos masculinos externos, desposeyéndose de esta parte de sí misma, o se identifica internamente con el complejo de una manera que hiperpotencie su identidad femenina. Entonces se convierte en una Amazona, o mujer con armadura, competente y con habilidades masculinas, pero que ha perdido su alma femenina. En un grado menos grave, puede que copie una masculinidad subdesarrollada en opiniones e ideas obstinadas.
Puede que una mujer sea capaz en su vida diaria de detectar su ánimus inconsciente por la interferencia que este produce y que perturba su vida consciente de mil maneras. Quizás haga un comentario amargo o lleve a cabo una acción agresiva a su pesar. Esta conducta puede tener costos emocionales para ella. Poco después tal vez se diga a sí misma “No debo hacer esto”. Es típico de la conducta del ánimus en su aspecto negativo hacer un movimiento hacia la perfección a costa del instinto y sentimientos personales de la mujer.
Tanto en la vida diaria como en psicoterapia, una se encuentra con mujeres que son altamente inteligentes y profesionales de éxito, pero que están deprimidas y que son infelices. Con mucha frecuencia se encierran en una actividad compulsiva o en una adicción a la comida, alcohol, drogas, dinero o al amor. Se quejan de perder el control de sus vidas. Se esfuerzan en crear relaciones y tienen grandes dificultades en expresar sus emociones, en especial las negativas, con excepción, tal vez, de estallidos circunstanciales de impulsos histéricos.
A pesar del éxito externo, estas mujeres sufren de una autoestima muy baja a causa de la pérdida de su yo femenino en alguna parte de su vida. Han vendido su alma al ánimus, que les ayuda a ser hombres de éxito, pero no a ser mujeres autosuficientes. Son inteligentes en la conversación y lógicas, incluso cuando hablan de amor y de relaciones, y rara vez traicionan sus sentimientos como mujeres que necesitan o aprecian tales experiencias. Una recibe la impresión de una existencia superficial sin profundidad, camuflada por una persona muy cultivada.

¿Por qué es tan duro para una mujer actual ser ella misma, ser totalmente femenina y totalmente productiva? Creo que la respuesta reside en la ausencia de relación entre su ego y sus arquetipos, tanto Femeninos como Masculinos, como por ejemplo, la ausencia de relación con el ánimus.







Entradas populares de este blog

CONCEPTOS BÁSICOS DE AMBIENTE, SALUD Y DESARROLLO LOCAL

ENSAYO: EFECTOS DE LA ACTIVIDAD HUMANA SOBRE EL MEDIOAMBIENTE

MAPA DE VIDA DE SIMON BOLIVAR DE FREDDY SARCOS B.